LA SIERRA DEL FERRER




La Sierra del Ferrer, escondida a la sombra de la impresionante Sierra de Bernia, guarda la linea divisoria entre las dos comarcas de la Marina y un espectacular balcón natural  de las cimas más importantes de nuestra tierra. Es conocida en la zona de Tárbena como Sierra Latebra o sierra del "Amnagatall" (escondite) cobijando vestigios de asentamientos ya desde la época íbera. 

Para nuestro recorrido de hoy hemos podido disfrutar de una guía de lujo, el maestro Toni Cama ha organizado una estupenda ruta que parte de lo más profundo del la sierra,  más concretamente del inicio del Barranc del Curt, punto de ruptura entre la Sierra del Ferrer y Bernia, desde aquí remontaremos todo el barranco en busca de la cv. 749 que une Pinos con el Masserof. Una pequeña aldea, hoy repoblada por grande chalets de lujo y restaurantes. Desde aquí ascenderemos por el Barranc Negre o de les Passules hasta un collao con una casita blanca. Desde este punto de forma evidente accedemos a todo el cordal y la cima del Ferrer con 898 m. El  regreso será desde el final de la cresta por una torrentera que nos deja de nuevo en el medio del barranc del Curt.
Una ruta muy exigente tanto física como técnicamente apta solo para  montañeros experimentados. 
Desde este blogg, ahora también vuestra casa, quedan las gracias a Toni y a todos los amigos que nos acompañaron espero que la disfrutéis tanto como yo.







FICHA TÉCNICA:
FECHA: 22-9-2013
DISTANCIA: 19.2 km
DURACIÓN: 08:21 horas (Tiempo en movimiento 6:35)
MODALIDAD: Senderismo.
DIFICULTAD FÍSICA: Alta. Requiere de cierta preparación física. Encontraremos un desnivel de 1200 m. Con subidas fuertes como la que nos lleva  al pass del Bandoler o la subida del barranco Negre. Unido esto a los 20 kilómetros de ruta gran parte de ella por terreno sin pisar y técnicamente difícil de recorrer.
DIFICULTAD TÉCNICA: Alta. Es una ruta donde encontraremos una pequeña trepada en el Pass del Bandoler, Zonas aéreas en la cresta,  un par de pedreras técnicas y alguna sorpresa más.
ORIENTACIÓN: Es una ruta que enlaza varias sendas y algunos tramos poco frecuentados, de igual forma el barranco del curt está muy poco pisado y la orientación no es muy evidente.
TIPO DE VÍA: Un surtido variado: pedrera, pequeñas trepadas, pasos aéreos, asfalto, pista y senda.
ÉPOCA APROPIADA: Todo el año, en verano el calor puede juegarnos malas pasadas, caminar en las horas de menor intensidad solar.
EQUIPO NECESARIO: Material de senderismo: zapatillas de trail running o botas, una mochila con agua y ropa transpirable. Gorra y gafas de sol. Algo de comida.
INICIO DE LA RUTA: La ruta parte de las fuentes del Algar, más concretamente de una casa en ruinas, muy cerca de la base del Barranco del Curt. Será necesario la aproximación con todo terrero, ya que recorremos pista y caminos de huertas hasta llegar a este punto de salido. Otra opción de inicio de ruta y evitamos el paso del Bandoler, es comenzar la ruta en la pedanía de Masserof.
LA RUTA: Descárgate la ruta en wikiloc
RUTA FOTOGRÁFICA: Mírame, ruta fotográfica.
DESNIVEL POSITIVO: Inicio ruta 210 mm.. Subida a la cima de Ferrer 898m, Desnivel acumulado de 1211 m.


CRÓNICA:

Después de un par de meses de preparativos y retrasos por los calores veraniegos, llegó el momento, la sierra del Ferrer nos espera. Un buen grupo de montañeros, capitaneados por Toni Cama, JVRamos, Pau, Nuria y los clásicos de las rutas de Moskys, M. Moustache, Sento, Patxi y el que les escribe, bien temprano y no se si como  augurio de lo que nos venía encima, quedamos a las 6:30 en la puerta del cementerio de Callosa.  Nos repartimos en los coches y tomamos  dirección a las fuentes del algar. Pegados al restaurante la Cascada, desde aquí siguiendo a nuestro guía, recorremos varios caminos de campos y huertas de la zona, hasta llegar hasta una casa en ruinas (he buscado el nombre pero tengo referencias) ya casi en la partida de Sacos.
Aquí dejamos el coche y con los primeros rayos del amanecer y sobre todo alumbrados por una enorme luna llena comenzamos la ruta.
Lo cierto es que tenía muchas ganas de compartir ruta con Toni y esta ha sido una muy buena opción.



Una pequeña senda entre zarzas y pinos nos deja en la misma base del barranco, justo donde termina el último rápel. Desde aquí y este tramo ya era conocido para mí, comienza una subida con mucho desnivel por medio de lo que fue una pedrera. Con cuidado y varios avisos de "Piedra va!" ascendemos el primer tramo que nos hace calentar rápidamente. Este es técnico por el terreno y cuesta avanzar.
Los restos de senda y algún punto rojo nos lleva hacia la pared, conforme vas ascendiendo no se ve la forma de introducirnos en el barranco, pero poco a poco y siguiendo las señalizaciones, nos lleva a una pequeña senda pegada a la pared que nos deja en el famoso pass del Bandoler. Una trepadita fácil sobre una grieta a nuestro lado izquierdo.
Todo el grupo colabora en la subida de unos y otros para facilitar la ascensión y no entretenernos mucho.
Desde aquí ya vemos a nuestro pies todo el cauce del barranco y una pequeña senda que en zig zag nos deja en la misma base.


Todo este tramo del barranco se puede recorrer sin problema, es desde este punto hacia bajo donde necesitaremos material de descenso (cuerda, arnés, etc.). Continuamos por los rastros de otras pisadas ascendiendo por dentro del barranco, avanzando de frente hacia la cueva del Bandoler. Prestaremos atención a una senda a nuestra izquierda, que será la vía de salida del barranco. Está señalizada con puntos azules y muy pisada. No tiene mayor dificultad.
Esta parte tiene un encanto especial está amaneciendo y esa luz le confiere al entorno unos matices especiales.


Progresamos este zig zag bastante empinado y con lo temprano que es, ya hace mucho calor, por la humedad concentrada en el cauce del barranco. Se anuncia una jornada dura de calor y son escasamente las 8. Una vez arriba, la senda se pierde, quedando en un gran plano, que lo tenemos que cruzar casi de frente  y sin ninguna senda.  Nos encontraremos con la carretera cv 749.




Una vez en la carretera, este será el tramo de regalo, la verdad es que lo hemos disfrutado muy al principio y luego lo echaremos de menos. Pero buenos entre buena conversación, futuras rutas e historias de otras realizadas, recorremos los casi 5 kilómetros de asfalto que nos guarda esta ruta. Eso si con alguna paradita para disfrutar de las uvas que produce el terreno.



Llegaremos a una pequeña alquería, pedanía de Jalón. Esta puede ser otra posibilidad de comenzar la ruta para evitar la subida por el Bandoler, pero por supuesto perderemos parte importante del encanto de esta ruta.
Aquí podemos encontrar vestigios íberos, romanos y por supuestos árabes. En la reconquista fue colonizada por mallorquines que cultivaron la tierra y le dieron las características típicas del interior de nuestra comarca. Ahora repoblada por colonia inglesa fundamentalmente, se ha convertido en un punto de hostelería y producción de vino proveniente de la uva garnacha.


Nosotros no nos entretenemos mucho, un par de fotos y seguimos la marcha, comenzamos a ascender por una carretera asfaltada, hasta un punto señalizado como ruta cicloturista. Pasaremos un restaurante y una gran finca de caballos.  Desde aquí tomamos una pequeña senda que nos lleva al barranco negro. Desde aquí ascendemos todavía a la sombra hasta el collao previo a tomar el cordal del Ferrer. El hambre nos va avisando pero acordamos el almuerzo en la antena  previo al tramo aéreo.
Hasta este punto ya llevamos 10 kilómetros y todavía nos queda el regreso.


En este collao como podemos ver en la foto inferior una casa blanca y una gran extensión de campo para cultivo. Al fondo podemos ver la senda que viene desde el Coll de Rates. Un pequeño tramo todavía de subida hasta el propio cordal. Esta parte el terreno con múltiples opción por las pisadas, y la acción del ganado.



Comida para recuperar energía, una pequeña parada para reunificar el grupo y tomar aliento para todo el tramo que nos queda. Desde mi punto de vista el más interesante y bonito de la ruta.
La primera parte discurre por la zona  mas aérea, avanzamos asegurando los pasos, siguiendo  una pequeña trocha que recorre toda las cimas. Un continuo sube-baja avanzando entre piedras y lascas. Pero con unas vistas espectaculares a las dos marinas. Podemos divisar hasta el peñón de Ifach.


Aquí los  que sufren de vértigo tiene que avanzar con cuidado y pero con calma y seguridad no presenta dificultad  y por supuesto no hace falta ningún tipo de material. El recorrido salva varios collaos hasta dejarnos en el último que nos da acceso a la cima de la sierra.


Desde este collao hay una pequeña senda que bordea  la masa de roca que conforma la cima. Desde aquí fácilmente llegamos al montículo de piedras que señalan el punto más alto de la sierra. 898 m.


Llevamos ya unas cuantas horas y la jornada se prevé bastante larga. Apretamos un poco el paso, aunque las piernas ya van notado los kilómetros acumulados. Y todavía nos quedan cerca de  6 kilómetros. Último tramo hasta el final de la cresta y el regreso por el barranco del Curt. 
Por supuesto fotos en la cima para inmortalizar este gran momento, no todos los días se comparte ruta con el gran Toni Cama. 


El ultimo tramo de cresta no es tan aéreo y bastante más sucio de maleza y roca. Vamos siguiendo diferentes sendas, trochas, buscando siempre la zona más elevada o el margen izquierdo, ya que toda la pared vertical se encuentra hacia la marina baixa.


Una muy buena referencia visual es dirigirnos hacia un gran poste, creo que de luz que se sitúa casi llegando al final de la cresta. Desde aquí unos pocos metros nos deja justo encima del barranco del Curt.


Una parada para  una barrita, agua y vemos la pedazo de bajada que nos queda hasta el barranco. Este es un tramo bastante técnico y sin senda. Descendemos hasta el árbol que vemos en la foto superior y desde aquí encontramos dos  pequeñas pedreras que como un río discurren directas a alimentar el cauce del barranco. La bajada ser realiza por la segunda, está algo pisada, de anteriores incursiones de Toni. Y lo cierto es que con cuidado y de forma directa nos lleva hasta el barranco. Este terreno es bastante malo y en la foto inferior se puede ver todo el canal que nos bajamos y la verdad es que desde el otro lado impresiona bastante.


Una vez en el barranco des andamos nuestros pasos, de regreso al pass del Bandoler, ahora con bastante cuidado y las pies algo más cansadas, bajamos el tramo de pedrera y regresamos al coche.
Lo cierto es que nos hemos ganado una gran jarra de cerveza con limonada. Una gran ruta, de dificultad física y técnica alta, pero de gran belleza y sobre todo una gran pizca de aventura. Felicidades a todos por esta buena jornada y sobre todo a Toni por compartir su sabiduría con nosotros, espero que este sea el principio de una bonita amistad.


Aquí os dejo con el propietario de todas las montañas de la Marina Baixa y Alta, el que quiera caminar por ellas que le pida permiso al señor Toni Cama. 

Posts Relacionados

LA SIERRA DEL FERRER
4/ 5
Oleh

Subscribete via email

Recibe las rutas en tu correo. Suscríbete.