ASCENSIÓN AL MULHACEN POR LA VEREA DE LA ESTRELLA






En la vertiente noroeste del Parque Natural de Sierra Nevada, a más de mil metros de altitud, se asienta la serrana localidad de Güejar Sierra.  Con una honda tradición musulmana, se ha convertido en un paraje espectacular para la práctica de los deportes de montaña. Desde aquí podremos disfrutar de una gran cantidad de senderos y rutas que recorren este precioso rincón de la sierra.
En nuestro caso, más concretamente siguiendo la propuesta del Maestro Sico, la Verea de la Estrella. Pequeños asentamiento de mineros que explotaban las entrañas de la tierra en busca de hierro, algo de plata y cobre. Durante todo el año excavaban el minera, lo limpiaban y lo bajaban a la ciudad de Granada. En 1940 todavía vivían 9 familias, hasta finales de los años cincuenta que la escasa rentabilidad del negocio terminó por clausurarlo.

Nosotros hemos aprovechado esta antigua ruta para ascender hasta un refugio natural poco más arriba de las minas, llamado cueva secreta. Dos kilómetros más arriba pasamos la noche en un interesante vivac. Para subir guiados por la chorrera de la mosca, hasta la laguna que la alimenta. Desde aquí ascendemos el collao del Ciervo y finalmente siguiendo el reguero de gente terminar la última pala hasta la cumbre de la cima insular. Preciosa ruta senderista donde pudimos disfrutar de la naturaleza en estado puro. Espero que os guste.


FICHA TÉCNICA:

FECHA: 16-17-12-2012
DISTANCIA: 35,9 km (Día 1: 13 km, día 2: 22.9).
MODALIDAD: Senderismo .
DURACIÓN: Jornada 1: 3:30 minutos (una parada para la merienda). Jornada 2 10:35 minutos. Pero usamos todo él día, con paradas para comer, descansar, etc.
DIFICULTAD TÉCNICA: Media-Baja. No encontraremos ningún paso complicado.
DIFICULTAD FÍSICA: Alta, por un lado encontramos un trayecto de 35.9 kilómetros con un desnivel de más de tres mil metros acumulados.  La subida a la laguna de la Mosca, o al Ciervo o la pala final que nos lleva a la cima presenta una buena pendiente y los kilómetros se van sumando en las piernas.
ORIENTACIÓN: Toda la Verea de la Estrella está perfectametne señalizada con paneles informativos desde el mismo pueblo. Esta llega hasta cueva secreta, no presenta ningún problema de orientación. Una vez desde este punto la ruta sigue las chorreras que vienen de la laguna. Todo está bien señalizado con hitos de piedra. Junto con el track no habrá grandes problemas de orientación.
TIPO DE VÍA: Senda ancha, senderos y algo de tartera.
ÉPOCA APROPIADA: Primavera y Otoño. El tramo de la verea en estas dos épocas del año tienen un encanto muy especial.
EQUIPO NECESARIO: Ropa técnica para camina, zapatillas para senderismo, gafas de sol, crema solar, gorra, bastones de tretking. Para pasar la noche, tienda, saco, esterilla, por supuesto comida y agua (esta encotnraremos varias chorreras donde podemos reponer), nosotros llevabamos pastillas potabilizadoras.
INICIO DE LA RUTA: Salimos de Benidorm, dirección Murcia por la A7, tomamos dirección Granada por la A92 hasta Guadix, continuamos por la autovía y a pocos kilómetros de la Salida de Guadix veremos la salida dirección La Peza, este es una carrera comarcal, muy frecuentada por moteros y ciclistas. Recorremos esta carretera en dirección a Quentar, Pinos Genil y ya veremos la indicación a Güejar. Cruzaremos el pueblo y veremos las indicaciones de inicio de la verea. Subiremos por una carretera asfaltada que nos deja en un pequeño parking pegado al río. Desde aquí comenzaremos la ruta.
LA RUTA: Descárgate la ruta en wikiloc.
RUTA FOTOGRÁFICA: Fotos Miguel
DESNIVEL ACUMULADO: Partimos de 1142 m en el parking del Barranco de San Juan, hasta 3482 de la cima, tenemos un desnivel de 19995,  acumulado de la jornada de 2918 .



PUNTOS DE INTERÉS: Encontramos múltiples zonas que visitar, pero en esta ocasión os dejo el hotel Juan Francisco en pleno centro del pueblo. Por unos 45 euros noche y desayuno. Está muy bien el hotelito, con un carácter rural y una comida exquisita. Eso si no cenar la ensalada de pimientos y bacalao por la noche, no tendrá suficiente agua el río Genil para calmar vuestra sed.



CRÓNICA:


Comenzamos en Benidorm, a las 12:30 ya me esperaba el maestro para comenzar el viaje dirección Güejar. Estas son las cosas de tener que trabajar que no podemos salir cuando uno quiere.

En 5 horas y media con parada incluida en Venta Quemada (también se podía llamar Venta Prisa Mata) para comer, estábamos en el parking de inicio de la ruta.

Nosotros hemos subido hasta la confluencia del río Genil y el Barranco de San Juan para comenzar la ruta, suponen poco más de dos kilómetros de asfalto que nos ahorramos, tenemos que subir lo más arriba que podamos y este tramo aunque es curioso porque la carretera está escavada en la roca y como serpentea siguiendo el cauce del río disfrutamos perfectamente desde el coche.


Nos preparamos en pocos minutos y comenzamos la marcha. Cruzamos un puente de madera y encontramos unos postes indicativos que marcan la ruta que tenemos que hacer. Desde este punto no hay mucha dificultad, vamos ascendiendo la senda disfrutando de castaños, plantas y flores que hacen un trayecto verdaderamente hermoso. A nuestros pies vemos el río Genil que baja con un buen caudal regalándonos un ambiente fresco y de tranquilidad.


Una de las joyas que vamos a encontrar es el Anciano, un castaño centenario que guarda la subida por la Verea.

La subida es progresiva y muy llevadera,  en menos de una hora estamos cerca de los asentamientos mineros, todos con sus paneles informativos explicando el origen, las extracciones y las curiosidades de cuando estaban en funcionamiento.



Una vez superada la zona de las minas, con los restos del antaño asentamient, la fisionomía del paisaje cambia por completo. Los grandes árboles van desapareciendo dejando paso a los arbustos y planta baja. Aunque ya vienen a saludarnos algunas cabritas salvajes que proliferan por estas sierras.


Llegamos muy pronto a cueva secreta en poco más de dos horas estábamos en el lugar previsto para pasar la noche. Aquí hay alguna tienda diseminada por ahí, pero el refugio natural está vacío. Todavía nos quedan un par de horas de luz y tomamos la decisión de quitarnos una hora más de camino. Estamos frescos de piernas y esto se agradecerá mucho más al día siguiente que nos ahorramos una hora de subida.



La idea era subir hasta otro refugio natural en una roca. Cruzamos el rio por un pequeño puente de madera y comenzamos a remontar un interesante cuesta. Debemos subir toda la peña que tenemos en frente. A buen ritmo subimos y luego vuelve el camino de progresión ascendente.

A pocos metros de esta zona, un gran macho cabrío se nos presenta indicándonos que es el jefe de esta tierra. La verdad es que es muy interesante disfrutar de la naturaleza de esta forma. Otro grupo de jabalís huyen hacia el lado contrario de nuestra dirección. Nosotros seguimos ascendiendo ahora pegados al río.




Los últimos rayos de sol nos dejan y  va siendo hora de buscar alojamiento. Finalmente tomamos la decisión de dormir en un pequeño llano muy cerca de río. Así podremos coger agua. Preparamos el vivac, una rafia, esterillas y sacos. La noche se anuncia espectacular, cielo raso y lleno de estrellas. Cenamos un poco de pasta, algo de embutido y pronto a dormir, al día siguiente tenemos que madrugar.

Recogimos todo, los zorrillos tienen fama de rondar esta zona, guardamos todo en la mochila y las colocamos en nuestras cabezas a modo de almoadas. Quizás teníamos muchos deseos de que vinieran y nos despertamos varias veces pensando que estaban aquí, pero finalmente se quedaron en  cueva secreta más entretenidos.






Sobre las 8 de la mañana nos levantamos, hemos aguantado bastante en el saco, no hace frio y se está bien. Desayunamos algo, nos preparamos y mientras nos pasan ya tres grupos de madrugadores.


Comenzamos el siguiente tramo de ascensión. A partir de este punto la ruta está señalizada con pequeños hitos de piedra. El rastro está muy bien definido y no hay mucha dificultad. La senda discurre esquivando varias chorreras que caen de la laguna de la mosca.




En cuestión de 2 horas estamos en la laguna. Es un sitio precioso, varios grupos están acampados allí, algunos almuerzan, pero parece una playa a casi tres mil metros. Una pequeña parada, y seguimos caminando, todavía nos quedan dos buenos repechos y mi propuesta es para en lo alto del collao del Ciervo. Así reponemos fuerzas antes de afrontar la última pala de subida a la cima.

Seguimos el rastro de hitos que saltan entre las enormes rocas de la zona. En menos de 40 minutos estamos ya reponiendo fuerzas.


Desde aquí podemos ver el refugio de la Caldera, con su laguna, pero sobre todo la gran cantidad de gente que está subiendo a la cima. Es cierto que en los últimos tiempos hay mucha afición a la montaña, pero creo que al final tendremos que pedir la vez para subir.



Unos minutos de descanso y comenzamos la subida. Entre gente resoplando vamos avanzando y en otra media hora estamos en la cima. Una parada por supuesto, algunas fotos y nos bajamos, la zona está muy saturada de gente, a nosotros nos gusta darnos abrazos pero a otros dar recitales de jotas aragonesas, así que como no nos sabíamos la canción nos bajamos.




El camino de regreso tomamos el mismo, aunque algunos compañeros nos han comentado una variante siguiendo por la caldera. Finalmente ponemos la directa y bajamos en unos 10 minutos al collao del Ciervo. A pesar del peso y las horas que llevamos las piernas responden. Nos paramos en la “playa de la mosca” a mí me ronda en la cabeza seguir hasta el pueblo de Güejar, aunque el mestre de primeras dice que dormimos en Cueva Secreta.



Así que ante el plan yo me relajo y la bajada es tranquila. Una vez en c. secreta. Nos sentamos en el río a relajar y refrescar los pies. Pero claro con la tranquilidad del momento y que eran las cinco de la tarde y nos quedaban muchas horas de luz todavía, comienza a desarrollarse un interés creciente por una jarra de clara con limón.

Yo que soy fácil de convencer acepto la propuesta y bajamos raudas la verea de la Estrella.



Finalmente nos hacemos 11 horas de pateo con unos 30 kilómetros de marcha para refrescarnos con unas cañitas. Lo positivo es que nos encontramos muy bien de forma física y nos ha servido como un muy buen entrenamiento.


Ahora nos quedaba encontrar algún sitio donde dormir, en el centro del pueblo encontramos el Hotel San Francisco con un precio muy bueno y muy acogedor. Allí nos dimos una cena homenaje muy merecida, aunque luego pasamos toda la noche levantándonos para beber agua.




En definitiva una experiencia increíble y sobre todo recomendable por la belleza de la zona. Un saludo a todos y espero que la disfrutéis.



Posts Relacionados

ASCENSIÓN AL MULHACEN POR LA VEREA DE LA ESTRELLA
4/ 5
Oleh

Subscribete via email

Recibe las rutas en tu correo. Suscríbete.