EL CABEÇO D'OR DESDE LAS CUEVAS DEL CANELOBRE


Cuenta la  leyenda que en tiempo de dominio musulmán un importante árabe enterró un fabuloso tesoro en estas tierras, tras una muerte inesperada, quedó a merced de los buscadores  este tesor y se dice que todavía no ha sido encontrado. De ahí toma el nombre de d'Or. Otras muchas historias hablan de sus minas de hierro o de sus fuentes de agua mineral, que le han supuesto la materia prima y de riqueza para la zona  comparable al oro.
Situada entre los términos de Xixona, Relleu, Aigues y Busots, nosotros nos acercamos a esta última población a realizar su ascensión por la pr. cv. 2. Saldremos desde las Cuevas del Canelobre, dirección a la Casa del Polset, de allí subiremos a la cima, y el regreso lo realizaremos por la Casa de Gorgue.





FICHA TÉCNICA:

FECHA: 24-07-2010
DISTANCIA: 10,5 km
MODALIDAD: Senderismo
DURACIÓN: 3:33 Realizaremos una pequeña parada de 10 minutos en la cima para tomar algo de fruta y reponer.
DIFICULTAD FÍSICA:  Media. Requiere estar un poco en forma, ya que toda la ascensión es subida y encontraremos muy pocos llanos para recuperar.
DIFICULTAD TÉCNICA:   Baja. No encontraremos zonas que requieran mayor dificultad que caminar y estar en forma.  Si encontraremos casi en la cima, dos pasos cortos que tendremos que usar las manos, no tienen dificultad, pero la gente con vértigo y no acostumbrada debe llevar mucha atención.
ORIENTACIÓN:   Toda la senda está perfectamente señalizada con marcas blancas y amarillas.
TIPO DE VÍA: sendero muy bien pisado. Esta es una pr. muy transitada incluso discurre por parte de él la carrera´que se realiza por el mes de Marzo.  Muy limpio de piedra y sin dificultad técnica.
ÉPOCA APROPIADA: Todo el año. Atención con los meses de calor. Esta zona en los meses mas cálidos puede jugar malas pasadas.
EQUIPO NECESARIO: Material de senderismo: zapatillas de trail running o bota ligera de montaña, ropa transpirable de montaña, mochila con agua y comida (no hay fuentes por el camino). Gorra y gafas de sol. Bastones de caminante también son recomendables.
INICIO DE LA RUTA: Tomaremos la carretera Nacional 332 hasta Campello, allí sale la cv 777 dirección a Busot. Justo en la rotonda que da acceso al pueblo, veremos la indicación hacia las Cuevas del Canelobre. La salida comienza de la puerta de las cuevas, pero debemos aparcar el coche un kilómetros más a bajo, que veremos un panel informativo con la pr. Y también será el lugar por donde volveremos.  Durante la noche las cuevas cierran el acceso a vehículos y por este motivo dejamos el coche más a bajo. Caminamos hacia las cuevas y una vez pasadas veremos unos merenderos, desde allí sale una senda que desciende a nuestra derecha. Ahí comienza la ruta propiamente dicha.
PUNTOS DE INTERÉS: No podemos dejar pasar la oportunidad de pasar por las cuevas del Canelobre, un lugar lleno de historia que hará muy grata su visita. Aquí dejo el enlace a su página web: http://www.cuevasdecanelobre.com/
LA RUTA: Descárgate la ruta en wikiloc
RUTA FOTOGRÁFICA: Mírame
DESNIVEL POSITIVO:  El punto de partida nos encontramos a 477m metros en el parking . la Cima está a 1018. Por tanto el desnivel positivo es de 676 m.  Un buen desnivel para realizar entrenamientos.


CRÓNICA:



En esta ocasión y reunidos los cinco magníficos, nos aventuramos a realizar uno de los últimos entrenamientos para Los Carros de Foc.  A las 19: 45 salimos un kilómetros más a bajo de las cuevas del Canelobre, en dirección al inicio de la pr. cv 2  que nos sube hasta la cima del Cabeco d'Or.
Una vez en la puerta de las cuevas continuamos por la carrera asfaltada, hasta una zona de merenderos donde termina el asfalto y comienza una senda, señalizada con las marcas de la pr. que comienza a descender. Que sorpresa, la primera vez que comenzamos bajando, esto hace que mi hermano caliente bien, y que sus piernas se prepararen para la subida que nos espera.
Una vez descendido el monte donde se encuentran las cuevas, aparece un poste que marca la subida hacia la casa del Polset. Una casa en ruinas que sirve de cruce para las múltiples opciones que nos da esta montaña.
A partir de este lugar comienza la ascensión más dura, tomamos la senda que nos lleva a la cima, y en ella la niebla hace acto de presencia, no se que suerte tenemos pero últimamente en todas las salidas tenemos niebla.
Mi hermano fuerte, pasa sin problemas los dos pasos que hay un poquito complicados, tan solo requiere utilizar las manos y un poquito de atención.. En la segunda subida nos calentamos el morrito y subimos haciendo una pequeña carrera, ya lo se, somos como niños, pero que le vamos a hacer.
Cada vez la cuesta un poco más empinada y llegamos a la casita que hay previa a la cima, es una casa en ruinas que sirve de cobijo para el avituallamiento, en esta cima, será casualidad o no pero las veces que he subido siempre hacía viento. "Seco porque no merendaríamos aquí...".
Un poco más y los dos hermanos en plena competición luchamos por llegar a la cima  los primeros, muy de cerca Mr. Moustache y el resto  detrás al acecho.
Una vez arriba aparentemente se estaba bien, y tomamos la desafortunada opción de comer allí. Entre el sudor del pique y lo rápido que engullimos la comida porque comenzaba a levantarse frío y viento. Tuvimos que bajarnos rápidamente.
Una pequeña des orientación por la noche y la niebla, nos hizo bajar un tramo de la pedrera que se desciende en la carrera del Cabeco. Pero enseguida retomamos nuestra senda inicial de bajada.
La vuelta por la  casa de Gorguer fue amena, pero en esta ocasión noté que faltaba algo, llegó la hora de los "Clásicos en la Montaña" y uno de nuestros protagonistas "El Secanet", apenas comentaba nada y pasaba por encima todos los temas. Ya se estaba confabulando algo grande en su estomago, pero como buen montañero no quería interferir en la marcha y no dijo nada.
El momento fue en la llegada, una vez que  estábamos en el coche, decidimos, por si quedaba un poco más de energía subir nuevamente a los merenderos de las cuevas y tomar allí el bocadillo final (otro clásico de esta salidas). A nuestra llegada,  "El seco" no puedo aguantar más, anunció como pudo de su estado, y en pocos segundos comenzó a emerger de su interior  la merienda, la comida y creo que hasta el desayuno de ese día. Los bramidos eran aterradores, incluso el osado Maestro Glen intentó acercase para dar agua, pero se vio obligado a marchar bajo riesgo de sufrir graves consecuencias.
Una vez había devuelto a la tierra lo que le había entregado antes, ya estaba mejor, un corte de digestión que nos enseña la montaña otra lección, cuando pares a comer, haz lo en un sitio a cobijo y tomate tu tiempo que no hay prisa.

Posts Relacionados

EL CABEÇO D'OR DESDE LAS CUEVAS DEL CANELOBRE
4/ 5
Oleh

Subscribete via email

Recibe las rutas en tu correo. Suscríbete.