MONCAYO POR EL CIRCO DE SAN MIGUEL



El Moncayo o San Miguel es una montaña del Sistema Ibérico situada entre las provincias de Zaragoza y Soria. Con sus 2.314 m de altitud es la máxima cumbre del Sistema Ibérico y uno de los picos más relevantes de la Península Ibérica. Desde 1978, el enclave del monte forma parte del Parque natural de la Dehesa del Moncayo, con una actual superficie protegida de 9 848 ha.
Hasta el pueblo de Añón del Moncayo nos acercamos para pasar la noche y subir hasta la cima de esta fabulosa y frecuentada cima. Repleta de Hayedos, pinos  hace de este un paraje al menos sorprendente. La ruta parte del parking previo al santuario de la Virgen del Mocayo. Desde aquí subimos hasta la hoya de San Miguel donde se bifurca la ruta, nosotros seguiremos hasta el circo desde donde parte un corredor muy abierto que sube en una linea casi directa a la cima. El regreso lo haremos recorriendo los otros dos altos que tiene la sierra, La Lobera y el Alto Castilla para regresar por la bajada clásica y más frecuentada hasta el  santuario nuevamente. 




FICHA TÉCNICA:


FECHA: 10-12-2012
DISTANCIA: 9.2 kilómetros..
MODALIDAD: Senderismo, marcha invernal. Encontraremos hielo y palas con una inclinación importante.
DURACIÓN:  5 horas, aunque no lo tomamos con mucha calma. Hicimos muchas paradas, el tiempo real en movimiento son 2:45 minutos. Es una ruta que en menos de 4 horas se puede realizar.
DIFICULTAD TÉCNICA: Media. La  única dificultad técnica será la subida por el circo de San Miguel. Encontraremos palas bastante inclinadas que puede llevar  hielo. Aunque no es necesario encordarse. La subida es muy abierta y no presenta gran dificultad.
DIFICULTAD FÍSICA: Media.  La ruta no es muy larga y el desnivel no es más de 800 metros. Tan solo debemos reservar fuerza para el tramo del circo.
ORIENTACIÓN: Toda la ruta está señalizada con postes y marcas de subida a la cima. Esta es una ruta muy frecuentada. Una vez en la base del circo veremos de frente por donde va la subida que está muy pisada. Cada día sube mucha gente de la zona.
TIPO DE VÍA: Sendas, hielo, nieve,  y pista ancha en el primer  tramo.
ÉPOCA APROPIADA: Todo el año, aunque los amantes de la nieve buscan estas fechas para disfrutar de esta modalidad invernal.
EQUIPO NECESARIO: Chaqueta y pantalón de gore-tex, ropa térmica interior, forro polar, guantes, gorro. Gafas, protección solar y labial. Agua y comida para el avituallamiento. Crampones, casco y  Piolet. Equiparos bien para evitar riesgos. 
INICIO DE LA RUTA: En nuestro caso debemos ir dirección Tarazona, provincia de Zaragoza. Una vez allí entraremos en el parque natural del Moncayo. En el mismo santuario hay un refugio pero está cerrado en invierno. La misma empresa dispone de otro hotel en el pueblo de Añon. Situado a unos 20 kilómetros del inicio de la ruta. Este es el hotel Corregidor, precios correctos, con una cena por 10 euros que está bien.  Ahí dormimos y en unos 45 minutos de carretera comarcal y pista de tierra entramos en el parque natural dejando el coche en el  Parking del Hayedo. Situado a 500 metros antes del Santuario. Suele estar cubierto de hielo y es fácil dejar encallado el coche. En nuestro caso comenzamos aquí, encontraremos un parking en el mismo santuario pero suele estar saturado o por la nieve y el hielo o por la cantidad de gente que lo frecuenta. Recomendamos hacer estar ruta lo más temprano posible.
 Hay otra opción un poco más larga, supone dejar el coche en la fuente del Sacristán, está más abajo y no se acumula tanta nieve. Esto supone una hora más de caminata.


LA RUTA: Descárgate la ruta en Wikiloc.
RUTA FOTOGRÁFICA: Fotos Miguel
PUNTOS DE INTERÉS: Esta es una zona espectacular para visitas, Como recomendación el Monasterio de Santa María de Veruela. También tenemos el pueblo de Borja, donde está el santuario de la Misericordia con la Cara del Ecce Hommo. Es un paraje con cantidad de rincones para visitar. Merece la pena pasar un fin de semana disfrutando de la zona.
DESNIVEL ACUMULADO: Partimos de 1523 en el Santuario. Hasta los 2311 de la cima. . Una subida  de 837 metros. 




CRÓNICA:

Después de pasar dos días luchando con las inclemencias del tiempo y el estado de la nieve en Benasque, sumado a la coincidencia de ser el puente del Pilar el 20 % del turismo en Aragón, decidimos no quedarnos tirados un día más en el albergue del Camping el Aneto y bajarnos algo más al sur en busca de mejores condiciones meteorológicas y poder hacer algo de montaña que en definitiva es lo que pretendíamos.
Gracias a ese pequeño artilugio que desde este fin de semana se ha convertido en casi un dios para mi y creo que para mis compañeros tambien, hablo por supuesto del Smart phone, le hicimos todas las preguntas pertinentes: ¿Qué tiempo hace?, ¿Cuál va a hacer?, ¿Donde podemos dormir? y así sucesivamente hasta llegar a la más importante: ¿Qué hay de conocido en el pueblo de Borja?.


En prácticamente 1 hora lo teníamos todo preparado, recogimos los trastos, reservamos en el pueblo de Añón una noche de hotel con cena y habíamos leídos dos o tres crónicas de las mejores vías de ascensión al Moncayo.
A las seis de la mañana nos levantamos, comimos algo en la habitación y con un frío importante nos subimos al coche, cargando todo el materíal. Recorrimos más de 45 minutos de coche para llegar al inicio de la ruta en el santuario de la Virgen del Moncayo. No sin antes despertar a un somnoliento guardia que se vio sorprendido por un coche que a las 6:30 recorría unos caminos de tierra muy solitarios. Es cierto solo unos locos montañeros que no quieren llegar muy tarde a casa se levantan tan temprano para hacer estas cosas.



El plan subir hasta el santuario, no tenemos demasiado tiempo y no queremos terminar la ruta muy tarde. Mucha gente sube de la fuerte del Sacristán, ascendiendo entre un precioso hayedo. Pero Si quitamos algunos minutos mejor. No estaba previsto caminar hoy y todavía tenemos 6 horas de viaje hasta casa.
Intentamos dejar el coche en el propio santuario pero llegando el camino parecía una pista de hielo. Con cuidado retrocedimos y lo dejamos en el último parking antes de llegar al complejo recreativo.



Tan solo son quince minutos caminando, eso sí como si fuera caminar sobre un espejo, vamos con mucho cuidado y planteándonos ponernos los crampones. Eso si conforme vamos avanzando comienza el amanecer sobre toda la comarca de Borja y es un espectáculo impresionante.


Primera parada en el santuario para ponernos los crampones, ya desde aquí la pista está muy resbaladiza y no merece la pena jugarnos una caída. Lo digo por propia experiencia, mi cadera dio buena cuenta de ello cuando chocó contra el frío hielo.
Junto a esto mi hermano comienza su particular calvario.


La ruta no presenta ninguna complicación, perfectamente señalizada con postes y marcas, sube una senda entre un espectacular bosque de pinos que aviva el encanto por la nieve que lo invade.
Pero todo no era felicidad y alegría. El gran Kalleja volvió a experimentar problemas con esas armas del diablo. Los crampones por algún problema que desconocemos comenzaron a darle guerra y literalmente podemos afirmar que salían chispas entre ellos.
Después de calmar un poco los ánimos y plantearse el volverse al coche, superamos el pequeño bosquecito y llegamos al circo de San Miguel. Este tramo no es más de 45 minutos aunque nosotros nos lo tomamos con mucha calma y varios intentos de apretar los interfectos.


Aquí se bifurcan los caminos. Mi planteamiento es subir por el corredor del mismo nombre. Hay una pequeña senda bien marcada por hitos que te lleva hasta la pared que vemos al fondo del circo. Desde aquí sale un pequeño corredor que nos lleva de forma directa a la cima.
En el estado que están los crampones no es una buena opción subir por aquí, no es complicado ni técnico pero si presenta algunos tramos con algo más de 50 grados y no es aconsejable ir sin la seguridad del material.
Desde este punto mi brother continua ascendiendo por el lado izquierdo,  una loma que también con bastante inclinación remonta de forma más progresiva la subida y nosotros continuamos en busca de la subida directa.


La ascensión comienza progresiva en inclinación y debemos bordear una gran roca que vemos a nuestra derecha. El estado de la nieve es optimo. Bastante dura y permite avanzar sin problemas. Superamos a dos montañeros que se paran a poner los pinchos. Les pedimos alguna indicación y viendo como se intuye la ascensión continuamos nuestra marcha.


Ponemos la directa y con algunas paradas para recuperar el resuello y hacer algunas fotos, llegamos a la cima. Aquí una parada para reunficar el grupo y comer algo. Es una ascensión muy corta, en menos de dos horas se puede estar arriba pero nosotros vamos con bastante calma.


La loma al estilo de Sierra Nevada, romas y planas, nos cobijamos en un aprisco de nieve y roca. Al estar sola y abierta a los vientos, está castigada por el dios Eolo.

Como siempre abrazos y fotos en la cima. Otra más en nuestro saco y un día magnífico con unas vistas de toda la comarca a nuestros pies.  Rodeados de campos de cultivos y pequeños pueblos, muestra una vista poco habituales para nosotros.
Hemos triunfado con la hora, ya vemos por las dos vías clásicas de la zona como va subiendo varios grupos, aunque nosotros ya comenzamos la bajada.
Tenemos que conducir varias horas y hacer una parada en el Ecce Homo del Santuario de la Misericordia..

Regresamos por el cordal, en dirección al Collao del alto de las piedras. Hay huella por la nieve y no presenta dificultad. Una parada para una foto rápida y nos acercamos a la otra cima que está justo unos pocos metros desviándonos a la derecha.


El alto de Lobera otra roma cima de la zona, donde hacemos una breve parada para la foto y seguimos el camino. El viento pega fuerte y va mermando nuestra temperatura. Regresamos al collao y desde aquí comienza la senda que baja de nuevo al bosque de pinos.

Una bajada con bastante inclinación aunque con menos desnivel, pero que nos deja unas preciosas vistas tanto del circo de San Miguel como del Gaudioso, otra de las subidas típicas de la zona que dejaremos para otra ocasión.

Sin perder mucho tiempo bajamos al santuario, una barrita y para el coche. El panorama había cambiado increíblemente. Completamente plagado de coches y turistas que suben a jugar con la nieve. Parecía una romería de coches y gente que se resbalan por las placas de hielo en la carretera. Sin cambiarnos y organizar el coche, nos bajamos en busca de un lugar más tranquilo para estos menesteres.

En la era acampamos, recolocamos todo el material, nos cambiamos de ropa y después de hacer alguna foto  
continuamos en dirección a el Buste, desde donde sale una pista hacia el santuario de la Misericordia.



Unos treinta kilómetros separan el parque natural de esta pequeña pedanía que cuenta con esta ermita que se ha hecho tan popular. Llegamos justo a la hora de comer  y la capilla se nos resiste. Hasta las 15:30 no abren, así que nos acercamos al bar que está justo al lado para comer.


Dimos cuenta de unas estupendas migas y otra vez a aguardar el gran momento. Unas fotos con esta obra de arte contemporáneo y de regreso para casa.

Un fin de semana algo particular por la situación pero al final y lo más importante es que nos hemos adaptado a la situación y sobre todo hemos disfrutado de ella, sea cual fuere, en la montaña o comiendo hamburguesas de buey. Gracias amigos por este fin de semana y ya estoy pensando en el próximo. 

Posts Relacionados

MONCAYO POR EL CIRCO DE SAN MIGUEL
4/ 5
Oleh

Subscribete via email

Recibe las rutas en tu correo. Suscríbete.