REF. BAYSSELLANCE VIGNEMALE REGRESO REF. BUJARUELO




El pico Viñamala, Viñemal o Vignemale está situado en los Pirineos, En la cara española (valle de Bujaruelo) forma parte de la zona periférica del Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido. Es el pico más alto del Pirineo francés y del macizo al que pertenece.
La primera ascensión reconocida  fue en octubre de 1837 por Henri Cazaux y Bernard Guillembet. La mayoría de las ascensiones se realizan por el glaciar de Ossoue  (de alrededor de 0,6 km2, el segundo mayor de los Pirineos después del del Aneto). Siendo desde este punto la forma más accesible. Las vías más técnicas se encuentran en su cara norte que requiere de conocimientos de escalada y encordamientos.
Uno  de los personajes propios de este macizo es el Conde Russell un gran viajero y conocedor de gran parte del mundo, quedó desde muy joven prendado de los pirineos y más concretamente de este rincón tan especial. Culminó varias de las ascensiones clásicas a lo largo de toda la cordillera, pero siendo el  Macizo del Vignemale, al que ascendió por primera vez en 1861, el que le cautivo del todo, llegando a conseguir una concesión en propiedad por un periodo de 99 años, de 200 hectáreas de rocas y glaciares situadas a más de 2.300 mts. de altitud, a los que convertiría en su segunda casa. En ellos mando construir varias grutas, donde pasar sus veladas montañeras, Las grutas de bellavue, de Russell, de las Damas, de los guías son algunas de las más representativas.
La primera mujer en alcanzar esta cima en 1838 fue inglesa Anne Lister acompañada por los guías Henri Cazaux, Jean Pierre Sanjou y Jean Pierre Charles. Cuatro días después la ascendió el Príncipe de Moskowa guiado por un pastor. Siguiendo estas dos míticas ascensiones, subimos por el glaciar d’ossuue a la cumbre del Pique Longue, de aquí por un lateral, al Cervillona y Pico central. Bajamos nuevamente al Collao de Lady Lister para buscar el corredor de la Moskowa que después de un bajada brutal nos lleva hasta  el gr 11 que viene de Panticosa y nos deja en Bujaruelo nuevamente, eso si después de caminar 11 horas. Muy buena ruta al estilo Sendero-Extrem.



FICHA TÉCNICA:


FECHA: 13-10-2012
DISTANCIA: Subida desde el refugio a la cima del P. Longue, Cervillona y Central, bajada y regreso a Bujaruelo 18 km.
MODALIDAD: Senderismo, marcha invernal. Aunque es posible que en los meses de invierno  la ruta esté toda nevada y requiera conocimientos y material de invernal.
DURACIÓN:  11:30 h. Realizamos paradas para equiparnos en el graciar, las fotos de la cima y una parada para comer. Se hace bastante larga la marcha.
DIFICULTAD TÉCNICA: Alta. Encontramos tres puntos que requieren conocimientos técnicos:
La subida  por el glaciar, requiere conocimientos de avance por hielo.
El último tramo de ascensión que serán escaladas fácil de 3 grado pero debemos tener cuidado si está helada la roca o con nieve. El principal riesgo está en las bajadas, hay mucha piedra suelta.
El tercer punto de atención está en el corredor de la Moskowa, es un paso estrecho con destrepe donde debemos prestar mucha atención. Esta parte de la ruta debemos tener conocimientos de pequeñas trepadas y seguridad en nuestro nivel técnico.
DIFICULTAD FÍSICA: Alta. A pesar de no tener mucho desnivel de subida , este lo afrontamos siempre de bajada y debemos estar en forma porque se hace muy pesado y dura toda la bajada. A demás de las 11 horas de caminata por diferentes terrenos.
 ORIENTACIÓN: La mayoría de la ruta es muy intuitiva tan solo en la bajada de Lady Lister que la tendencia natural es seguir por la pedrera para bajo. Pero debemos continuar por la cresta que se dirige hacia la aguja cervillona siguiendo unos hitos hasta encontrar el corredor que nos lleva a toda la bajada hasta el río. Todo este tramo  no está señalizado, tan solo algunos hitos, por esto debemos seguir el track ya que es fácil equivocarse y tener que desandar. en la parte baja los hitos son más frecuentes y podemos guiarnos mejor. El resto será el gr. 11
TIPO DE VÍA: Sendas, hielo, nieve, morrena, trepadas, trochas y pista ancha en el último tramo.
ÉPOCA APROPIADA: Todo el año, este lugar tiene una bonita cara para cada estación. No ha sido nuestro caso que no había mucha nieve, pero en los meses invernales, suele estar nevado y con hielo. Solo necesitamos conocer nuestro nivel y las pretensiones.
EQUIPO NECESARIO: Chaqueta y pantalón de gore-tex, ropa térmica interior, forro polar, guantes, gorro. Gafas, protección solar y labial. Agua y comida para el avituallamiento. Crampones, casco y  Piolet. Equiparos bien para evitar riesgos. Sobre todo informaros en el refugio del estado de la nieve para equiparos correctamente. Saco, en el refugio de Baysellance no hay guarda en los meses invernales y será necesario llevar material para dormir y cenar.
INICIO DE LA RUTA: Pinchar aquí para ver la aproximación desde Bujaruelo. 
LA RUTA: Descárgate la ruta en Wikiloc.
RUTA FOTOGRÁFICA: Fotos Miguel
PUNTOS DE INTERÉS: Aquí os dejo para dormir al regreso de  esta jornada el Albergue El último Bucardo, situado en Linas de Broto. Un pequeño hostal, con unas zonas comunes muy bonitas, llenas de fotos e historia montañera y con un trato muy familiar. Las habitaciones no son gran cosa pero se complementa muy bien con el magnífico trato de la familia que lo regenta. Y los precios están bien.
Os dejo también las reflexiones del Conde Russell a las cuales me  suscribo firmemente:
“Vivió la montaña con la pasión de un enamorado y con el recogimiento franciscano de un místico. En la soledad y la belleza de los espacios agrestes de los Pirineos, persiguió una elevación espiritual que al descubrimiento de lo nuevo añadía un deseo de fundirse con la naturaleza en su estado más puro y genuino. En el esfuerzo de las largas caminatas, supo apreciar con sensibilidad exquisita toda la poesía que atesoran las piedras, las nieves, las aguas y los bosques de las hermosas montañas pirenaicas”
DESNIVEL ACUMULADO: Partimos de 2696 m. del refugio. Hasta los casi tres mil tresciento de la cima. Una subida  de 1100 metros. Pero lo más importante un acumulado de bajada de dos mil doscientos metros.




CRÓNICA:



Como todas las noches en los refugios de alta montaña, muchas horas de sueño, desde las 9 ya estábamos en la cama. Richard, Miguel y José haciendo mutis por el foro desaparecen para cobijarse en el saco. A la media hora el resto ya nos vamos a dormir. Entre ronquidos, levantadas nocturnas y trasiego de gente, se hace difícil dormir, pero al menos descansamos algo.
Sobre las 7 arriba, toca terminar de ultimar la mochila y preparar el material para la jornada.  Finalmente  a las 8 comenzamos a caminar. 


Un muy buen despertar con unas vistas impresionantes. Podemos disfrutar de una estampa del conjunto montañoso de las tres Sorores. La brecha, el Taillón (próximo reto) y a sus pies un mar de nubes que sirven de suave alfombra. Realmente un amanecer precioso.
 Desandamos los pasos realizados el día anterior. Llegaremos poco antes de las cuevas de Bellavue. Aquí  tomamos un pequeño cruce que se desvía a la derecha, es una pequeña senda que sale en dirección a la morrena.


Todo este tramo discurre por lo que años atrás fue el glaciar. Ahora solo queda la piedra ennegrecida resto de  haber estado cubierta por el hielo. Una parada rápida para quitar ropa y continuamos en dirección al glaciar. Ya se ve la lengua de hielo que viene a darnos la bienvenida.


Llegamos al caos de piedras y desde aquí se pierde la senda, tan solo encontramos cientos de hitos encima de las rocas. Restos de muchas vías de subida, nosotros tomamos la opción que parece más lógica y progresiva.  Hay otra de las opciones que se desvía en la subida muy a la izquierda para dirigirse a las cuevas Russell. Nosotros seguimos lo más de frente posible y esquivando las primeras estribaciones del hielo. Vamos remontando poco a poco saltando entre rocas y algunos tramos de agua helada.
Finalmente llegamos de frente al mar de hielo. En la última roca nos preparamos con crampones, piolet, casco y algo más de abrigo ya que se nota el viento como trae el helor del frio glaciar. En poco más de una hora estamos a los pies del Vignemale.


Una vez equipados comenzamos la subida,  por mitad del mar blanco discurre la huella que nos limitamos a seguir. Lo cierto es que el hielo está en muy buen estado y avanzamos bastante rápido. En menos de otra hora estamos en la base de roca para hacer el último tramo.  Aquí una parada para comer algo y ver el mejor momento para trepar hasta la cima.



En esta última parte, ya han llegado varios grupos, hay bastantes piedras sueltas y debemos tener cuidado a la hora de subir para evitar algún accidente. La ascensión se realiza por una pared de roca rojiza con muy buenos agarres, al menos en esta época que todavía no hay nieve ni hielo.


Son trepadas fáciles de tercer grado que no presentan mayor dificultad. Igual cuesta más la bajada. La mayoría de gente baja por un lateral aunque creo que es más seguro bajar por la zona de la trepada, la roca está muy bien y se baja con confianza.  Este tramo no tiene más de 25 minutos. Una vez en la cima, abrazos, fotos y felicitaciones. Una de las míticas en Pirineos ya la tenemos.




Bajamos de regreso al glaciar y ahora tenemos que cruzarlo para llegar al collao de Lady Lister. Optamos por  la opción 3 x 1.


Por un lateral nos  dirigimos al pico Cervillona. Es una subida fácil sin apenas desnivel. Llegamos a su collao y desde allí subimos a la cima, no dura más de 10 minutos. Desde aquí tenemos un cómodo descenso hasta el collao de Lady Lister. Aquí dejaremos la mochila para dirigirnos al Pico Central. Unas fotos en cada una de las cimas y de nuevo al collao.







Paramos  5 minutos para reunificar el grupo, comer una barrita y afrontar uno de los pasos más técnicos y menos señalizados.




Nada más comenzar el descenso veremos una gran pedrera o tartera bastante desgastada y con enormes pedruscos. Mi tendencia natural es salir  corriendo y saltando hacia abajo, pero hay que refrenar los impulsos. Este tramo debemos ir muy atento siguiendo las indicaciones y los pocos hitos que se presentan.




Nos dirigiremos en dirección hacia la cresta que baja hacia la aguja de la Cervillona. Nosotros teníamos algunas dudas pero cuando estás bajo en la “marmoleda” te das cuenta que es imposible seguir por la pedrera hacia abajo, que hay varios saltos de roca muy peligrosos.
El único paso posible se dirigirte por la cresta siguiendo los hitos, hasta un punto que las marcas se desvían a la izquierda a buscar un pequeño corredor, por donde tenemos que destrepar hasta llegar  a la zona conocida como la “marmoleda”. Este nombre lo adopta por las grandes paredes de mármol que rodean esta zona.
Este paso no es muy complicado pero debemos pasarlo despacio y prestando mucha atención en el destrepe. Una vez a bajo se puede observar toda la bajada que aun nos queda hasta llegar al río que vemos al fondo del valle.




Con calma vamos bajando y una vez en el circo que se conforma bajo nos damos cuenta de lo imposible de lanzarse pedrera a bajo. Comenzamos el descenso con calma, pero este tramo será el peor de todo el trayecto. El terreno es malo, no hay senda, tan solo algunos hitos sueltos que se van intuyendo por el camino. Tardamos más de dos horas en recorrer este tramo, conforme nos acercamos al río seguimos su cauce hasta llegar al enlace con el gr 11 que bien de baños de Panticosa. El final está poblado de más hitos pero casi parece un juego el buscar la ubicación del siguiente.


Finalmente llegamos al valle y enganchamos con la senda de gr 11 este nos lleva en pocos minutos a la cabaña Cervillona. Y desde aquí un precioso descenso ya con muy poco desnivel  y muy cómodo hasta Bujaruelo. Disfrutaremos de unas vistas maravillosas del bajo bosque, con esos colores tostados del Otoño y el sonido de los cencerros de cientos de vacas pastando.





Verdaderamente puedo decir que este último trato es uno de los más bonitos que he recorrido por la península y está apto para todos los públicos.


Finalmente en una 11 horas llegamos a Bujaruelo, después de una durísima y larga etapa nos espera el merecido descanso y una estupenda jarra de cerveza con limonada para reponer.
Para cenar y dormir nos hemos acercado al Alberge del último Bucardo en Limas de Broto, un pequeño hotel muy familiar donde nos trataron como en casa.






Desde aquí quiero dar las gracias a este estupendo grupo, por hacerme pasar un increíble fin de semana montañero. Y lo más importante es que podamos hacer muchos más. Así que amigos hasta la próxima.




Posts Relacionados

REF. BAYSSELLANCE VIGNEMALE REGRESO REF. BUJARUELO
4/ 5
Oleh

Subscribete via email

Recibe las rutas en tu correo. Suscríbete.